Kivexa

Todo acerca de Kivexa

Acciones - Para qué sirve Kivexa

Inhibidor nucleósido de la transcriptasa inversa (Código ATC: JO5AR02).

Indicaciones

Kivexa es una combinación a dosis fija de dos análogos de nucleósido (abacavir y lamivudina). Está indicado en terapia de combinación antirretroviral para el tratamiento de adultos y adolescentes mayores de 12 años de edad infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

    Principios activos Kivexa

    Cada comprimido recubierto de Kivexa® contiene: Sulfato de Abacavir (equivalente a 600 mg de Abacavir) 702 mg; Lamivudina 300 mg; Celulosa microcristalina 309 mg; Glicolato sódico de almidón 55 mg; Estearato de magnesio 9 mg; Opadry naranja YS-1-13065-A 41 mg.

    Consideraciones Kivexa

    Dosificación

    La dosis recomendada de Kivexa en adultos y adolescentes es un comprimido una vez al día. Kivexa no debe administrarse en adultos o adolescentes que pesen menos de 40 kg, debido a que el comprimido tiene una dosis fija que no puede reducirse. Kivexa puede tomarse con o sin alimentos. Kivexa es un comprimido de dosis fija y no debe prescribirse a pacientes que requieran ajustes de dosis. En los casos en que sea necesaria una interrupción del tratamiento o bien una reducción de dosis de uno de los principios activos, se dispone de preparados de abacavir o lamivudina por separado. En estos casos el médico deberá consultar la información individual de estos medicamentos. Alteración renal: No está recomendado el uso de Kivexa en pacientes con un clearance de creatinina Alteración hepática: No hay datos disponibles en pacientes con alteración hepática moderada, por lo tanto el empleo de Kivexa no está recomendado a menos que se considere necesario. En pacientes con alteración hepática leve a moderada se requiere un control estrecho y si es posible se recomienda un monitoreo de los niveles de abacavir en plasma. Kivexa está contraindicado en pacientes con alteración hepática grave. Ancianos: No se dispone de datos farmacocinéticos en pacientes mayores de 65 años. Se recomienda cuidado especial en este grupo de edad debido a cambios asociados con la edad, tales como un descenso en la función renal y alteraciones en los parámetros hematológicos. Niños: Kivexa no está recomendado para tratamiento de niños menores de 12 años dado que no se puede realizar una reducción de dosis adecuada.

    Contraindicaciones

    Kivexa está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a abacavir o lamivudina o a cualquiera de los excipientes. Véase la Información sobre reacciones de hipersensibilidad a abacavir en Advertencias y Reacciones adversas. Pacientes con alteración hepática grave.

    Advertencias

    Se incluyen en este epígrafe las advertencias y precauciones especiales relativas a abacavir y lamivudina. No hay advertencias y precauciones adicionales relativas a Kivexa. Reacción de hipersensibilidad (Ver Reacciones adversas): En general, en los estudios clínicos conducidos antes de la introducción de la detección del alelo HLA B*5701, aproximadamente el 5% de los individuos que reciben abacavir desarrollan una reacción de hipersensibilidad.. En alguno de estos casos la reacción representó un riesgo para la vida y produjo la muerte a pesar de las precauciones tomadas. Factores de riesgo: Estudios han mostrado que la portación del alelo HLA B*5701 está asociada con un significativo aumento del riesgo de una reacción de hipersensibilidad al abacavir. En el estudio prospectivo CNA 106030 (PREDICT-1), el uso de un pre-tratamiento para la detección del alelo HLA B*5701 y posteriormente, evitando el abacavir en pacientes con este alelo, redujo la incidencia de reacciones de hipersensibilidad al abacavir clínicamente sospechosas de 7,8% (66 de 847) a 3,4% (27 de 803) (p ).No se recomienda el uso de abacavir en pacientes portadores conocidos del alelo HLA B*5701 y debería ser considerado solamente en circunstancias excepcionales donde el beneficio potencial supere al riesgo y con una cuidadosa supervisión médica. En cualquier paciente tratado con abacavir, el diagnóstico clínico de la sospecha de hipersensibilidad debe seguir siendo la base para la toma de decisiones clínicas. Aún en ausencia del alelo HLA B*5701, es importante discontinuar el abacavir en forma permanente y no reinstaurarlo si una reacción de hipersensibilidad no ha podido ser desestimada por motivos clínicos, debido al potencial de reacciones severas o hasta fatales. Descripción clínica: Las reacciones de hipersensibilidad se caracterizan por la aparición de síntomas indicativos de que varios órganos se encuentran implicados. En casi todas las reacciones de hipersensibilidad aparecerán fiebre y/o erupción como parte del síndrome. Otros signos y síntomas pueden incluir signos y síntomas respiratorios tales como disnea, dolor de garganta, tos y hallazgos anormales en radiografías torácicas (predominantemente infiltrados, que pueden ser localizados), síntomas gastrointestinales, tales como náuseas, vómitos, diarrea o dolor abdominal, y pueden conducir a realizar un diagnóstico equivocado de enfermedad respiratoria (neumonía, bronquitis, faringitis) o gastroenteritis en lugar de hipersensibilidad. Otros signos o síntomas frecuentemente observados de la reacción de hipersensibilidad pueden incluir letargo o malestar y síntomas musculoesqueléticos (mialgia, raramente miolisis, artralgia). Los síntomas relacionados con esta reacción de hipersensibilidad empeoran al continuar el tratamiento y pueden poner en peligro la vida del paciente. Generalmente, estos síntomas se resuelven tras suspender la administración de abacavir. Tratamiento clínico: Los síntomas de la reacción de hipersensibilidad aparecen normalmente en las primeras seis semanas de tratamiento con abacavir, aunque estas reacciones pueden ocurrir en cualquier momento durante el tratamiento. Se debe controlar estrechamente a los pacientes, especialmente durante los dos primeros meses del tratamiento con abacavir, programándose una consulta con el paciente cada dos semanas. Independientemente de su condición HLA B*5701, cualquier paciente que desarrolle signos o síntomas de hipersensibilidad DEBE contactar a su médico inmediatamente por consejos. Los pacientes a los que se les diagnostique una reacción de hipersensibilidad estando en tratamiento, DEBEN interrumpir Kivexa inmediatamente. NUNCA SE DEBE reiniciar el tratamiento con Kivexa o con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Ziagenavir o Tricivir) en pacientes que lo han interrumpido a causa de una reacción de hipersensibilidad. El reinicio del tratamiento con abacavir después de una reacción de hipersensibilidad conduce a que, en cuestión de horas, vuelvan a aparecer los síntomas. Esta recurrencia normalmente es más grave que en la presentación inicial, y puede incluir hipotensión con riesgo para la vida y desenlace de muerte. Para evitar un retraso en el diagnóstico y reducir al mínimo el riesgo de una reacción de hipersensibilidad que ponga en peligro la vida del paciente, debe interrumpirse permanentemente el tratamiento con Kivexa si no puede descartarse la hipersensibilidad, incluso cuando otros diagnósticos sean posibles (enfermedades respiratorias, cuadro pseudogripal, gastroenteritis o reacciones a otros medicamentos). Es necesario tener un cuidado especial en aquellos pacientes que comienzan simultáneamente el tratamiento con Kivexa y otros medicamentos que producen toxicidad cutánea (como los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa - INNTI). Esto se debe a que actualmente es difícil diferenciar entre las erupciones inducidas por estos productos y las reacciones de hipersensibilidad relativas a abacavir. Tratamiento tras la interrupción del tratamiento con Kivexa: Independientemente de la condición HLA B*5701 del paciente, si por cualquier razón se ha interrumpido el tratamiento con Kivexa y se considera la posibilidad de reiniciar el tratamiento, se debe determinar la causa de la interrupción para valorar si el paciente tuvo algún síntoma de una reacción de hipersensibilidad. Si no puede descartarse una reacción de hipersensibilidad, no debe reiniciarse el tratamiento con Kivexa o con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Por ej: Ziagenavir o Tricivir). Se han producido reacciones de hipersensibilidad de inicio rápido incluyendo reacciones que ponen en peligro la vida del paciente después de reiniciar el tratamiento con abacavir en pacientes que habían tenido sólo uno de los síntomas principales de hipersensibilidad (erupción cutánea, fiebre, síntomas gastrointestinales, respiratorios o generales tales como letargo y malestar) antes de interrumpir el tratamiento con abacavir. El síntoma aislado de una reacción de hipersensibilidad más frecuente fue una erupción cutánea. Además, en muy raras ocasiones se han notificado reacciones de hipersensibilidad en pacientes que habían reiniciado el tratamiento y no habían tenido previamente ningún síntoma de una reacción de hipersensibilidad. En ambos casos, si se decide reiniciar el tratamiento con abacavir, esto debe realizarse en un medio en el que la asistencia médica esté fácilmente disponible. Se recomienda la detección de la portación del alelo HLA B*5701 previo al reinicio con abacavir en pacientes con estado HLA B*5701 desconocido que previamente han tolerado abacavir. No se recomienda el reinicio con abacavir en aquellos pacientes cuyo test para HLA B*5701 resultó positivo y sólo debe considerarse bajo circunstancias excepcionales cuando el beneficio potencial supere al riesgo y con una cuidadosa supervisión médica. Información importante para el paciente: Los prescriptores deben asegurarse que los pacientes estén completamente informados en relación a la siguiente información sobre la reacción de hipersensibilidad: Se debe concientizar a los pacientes de la posibilidad de que aparezca una reacción de hipersensibilidad a abacavir que pueda originar una reacción que represente un riesgo para la vida y que el riesgo de una reacción de hipersensibilidad se incrementa si son HLA B*5701 positivos. Los pacientes deben saber que los pacientes HLA B*5701 negativos también pueden experimentar una reacción de hipersensibilidad al abacavir. Así es que cualquier paciente que desarrolle signos o síntomas consistentes con una posible reacción de hipersensibilidad al abacavir debe comunicarse con su médico inmediatamente. Debe recordarse a los pacientes hipersensibles a abacavir que nunca deben volver a tomar Kivexa o cualquier otro medicamento que contenga abacavir (Ziagenavir o Tricivir), independientemente de su condición HLA B*5701. Se debe aconsejar a los pacientes que por cualquier motivo hayan interrumpido el tratamiento con Kivexa y especialmente cuando se haya debido a posibles reacciones adversas o enfermedad, que se pongan en contacto con su médico antes de reiniciarlo. Se debe informar a los pacientes acerca de la importancia de tomar Kivexa de forma regular. Se debe recordar a cada paciente que lea el prospecto incluido en el envase de Kivexa. Se les debe recordar la importancia de separar la Tarjeta de advertencia incluida en el envase y de llevarla siempre consigo. Acidosis láctica: Con el uso de análogos de nucleósido se ha comunicado la aparición de acidosis láctica generalmente asociada a hepatomegalia y esteatosis hepática. Los síntomas iniciales (hiperlactatemia sintomática) incluyen síntomas digestivos benignos (náuseas, vómitos y dolor abdominal), malestar inespecífico, pérdida de apetito, pérdida de peso, síntomas respiratorios (respiración rápida y/o profunda) o síntomas neurológicos (incluyendo debilidad motora). La acidosis láctica es causa de una elevada mortalidad y puede estar asociada a pancreatitis, falla hepática o falla renal. La acidosis láctica generalmente aparece después de unos pocos o varios meses de tratamiento. El tratamiento con análogos de nucleósidos debe interrumpirse si aparece hiperlactatemia sintomática y acidosis metabólica/láctica, hepatomegalia progresiva o una elevación rápida de los niveles de aminotransferasas. Deberá tenerse precaución cuando se administren análogos de nucleósido a pacientes (en especial, mujeres obesas) con hepatomegalia, hepatitis u otros factores de riesgo conocidos de enfermedad hepática y esteatosis hepática (incluyendo determinados medicamentos y alcohol). Los pacientes con hepatitis C concomitante y tratados con interferón alfa y ribavirina pueden constituir un grupo de riesgo especial. Los pacientes que tienen un riesgo mayor deberán ser vigilados estrechamente. Lipodistrofia: La terapia antirretroviral combinada se ha asociado con una redistribución de la grasa corporal (lipodistrofia) en pacientes con infección por VIH. Actualmente se desconocen las consecuencias de estos acontecimientos a largo plazo. El conocimiento sobre el mecanismo es incompleto. Se han propuesto como hipótesis una posible conexión entre lipomatosis visceral y el tratamiento con inhibidores de la proteasa (IPs) y entre lipoatrofia y el tratamiento con inhibidores nucleósidos de la transcriptasa inversa (INTIs). Se ha relacionado un mayor riesgo de lipodistrofia con factores del individuo tales como la edad avanzada, y con factores relacionados con el fármaco tales como una larga duración del tratamiento antirretroviral, y trastornos metabólicos asociados. El examen clínico debe incluir una evaluación de los signos físicos de redistribución de la grasa. Se deben tener en cuenta los niveles de lípidos en suero y de glucosa en sangre, en condiciones de ayuno. Los trastornos lipídicos deben tratarse como se considere clínicamente apropiado. Pancreatitis: Se ha comunicado la aparición de pancreatitis, pero la relación causal con el tratamiento con lamivudina y abacavir es incierta. Estudios clínicos: El beneficio de la combinación de abacavir y lamivudina como régimen una vez al día está basado en un estudio realizado en combinación con efavirenz en pacientes adultos no tratados previamente con fármacos antirretrovirales. Terapia triple con nucleósidos: Ha habido informes de una elevada tasa de fallo virológico y de aparición de resistencias en una fase temprana cuando abacavir y lamivudina se combinaron con tenofovir disoproxil fumarato en un régimen de una vez al día. Enfermedad hepática: Si se utiliza lamivudina concomitantemente para el tratamiento del VIH y de la hepatitis B, información adicional relacionada con el empleo de lamivudina en el tratamiento de la infección por el virus de la hepatitis B está disponible en la información de prescribir de Heptodine. No se ha establecido la seguridad y eficacia de Kivexa en pacientes con trastornos hepáticos subyacentes significativos. Kivexa está contraindicado en pacientes con insuficiencia hepática grave. Los pacientes con hepatitis B o C crónica tratados con terapia antirretrovírica combinada tienen un mayor riesgo de reacciones adversas hepáticas graves y potencialmente mortales. Si se interrumpe el tratamiento con Kivexa en pacientes co-infectados por el virus de la hepatitis B, se recomienda realizar un seguimiento periódico de las pruebas de función hepática y de los marcadores de la replicación del VHB de acuerdo a la práctica clínica habitual, ya que el retiro de lamivudina puede dar lugar a una exacerbación aguda de la hepatitis. En pacientes con disfunción hepática preexistente, incluyendo hepatitis crónica activa, existe un incremento en la frecuencia de anormalidades de la función hepática durante el tratamiento antirretroviral combinado, y deberían ser controlados de acuerdo con la práctica clínica habitual. Si existe evidencia de empeoramiento de la enfermedad hepática en estos pacientes, se debe considerar la interrupción o suspensión del tratamiento. Disfunción mitocondrial: Se ha demostrado in vitro e in vivo que los análogos de nucleótido y nucleósido causan un grado variable de daño mitocondrial. Ha habido informes de disfunción mitocondrial en bebés VIH negativo expuestos in utero y/o post-parto a análogos de nucleósido. Los principales acontecimientos adversos notificados son trastornos hematológicos (anemia, neutropenia), trastornos metabólicos (hiperlactatemia, hiperlipasemia). Estos acontecimientos son a menudo transitorios. Se han notificado algunos trastornos neurológicos de aparición tardía (hipertonía, convulsión, comportamiento anormal). Actualmente no se sabe si los trastornos neurológicos son transitorios o permanentes. Cualquier niño expuesto in utero a análogos de nucleótido o de nucleósido, incluso los niños VIH negativo, debe someterse a un seguimiento clínico y de laboratorio, y en caso de signos o síntomas relevantes debe ser minuciosamente investigada una posible disfunción mitocondrial. Estos hallazgos no afectan las recomendaciones actuales nacionales para utilizar tratamiento antirretroviral en mujeres embarazadas para prevenir la transmisión vertical del VIH. Síndrome de Reconstitución Inmune: Cuando se instaura una terapia antirretroviral combinada, en pacientes infectados por VIH con deficiencia inmune grave, puede aparecer una respuesta inflamatoria frente a patógenos oportunistas latentes o asintomáticos y provocar situaciones clínicas graves, o un empeoramiento de los síntomas. Normalmente, estas reacciones se han observado en las primeras semanas o meses después del inicio de la terapia antirretroviral combinada. Excipientes: Kivexa contiene el colorante azoico amarillo anaranjado S, que puede causar reacciones alérgicas. Infecciones oportunistas: Los pacientes deben saber que Kivexa o cualquier terapia antirretroviral no cura la infección por VIH, y que todavía pueden desarrollar infecciones oportunistas y otras complicaciones de la infección por VIH. Por lo tanto los pacientes deben permanecer bajo estrecha observación clínica por médicos experimentados en el tratamiento de estas enfermedades asociadas con el VIH. Transmisión de VIH: Deberá informarse a los pacientes que el tratamiento antirretroviral actual, incluyendo Kivexa, no ha demostrado prevenir el riesgo de transmisión del VIH a otras personas por vía sexual o contaminación sanguínea. Deberá continuarse con el empleo de las precauciones adecuadas. Infarto de miocardio: En un estudio epidemiológico prospectivo, observacional, diseñado para investigar el índice de infarto de miocardio en pacientes en terapia antirretroviral combinada, el uso de abacavir dentro de los seis meses previos fue correlacionado con aumento en el riesgo de infarto de miocardio. En un análisis del conjunto de estudios clínicos patrocinados por GSK no se observó un excedente de riesgo de infarto de miocardio con el uso de abacavir. No existe mecanismo biológico conocido para explicar un potencial aumento. La totalidad de la información disponible proveniente de cohortes observacionales y de estudios clínicos controlados no es concluyente respecto a la relación entre el tratamiento con abacavir y el riesgo de infarto de miocardio. Como precaución, el riesgo subyacente de enfermedad coronaria debería ser considerado cuando se prescribe una terapia antirretroviral, incluyendo abacavir, y deberían tomarse acciones para minimizar todos los factores de riesgo modificables (por ejemplo: Hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus y tabaquismo). Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción: Kivexa contiene abacavir y lamivudina, por tanto cualquiera de las interacciones identificadas para éstos individualmente, son relevantes para Kivexa. Los estudios clínicos han demostrado que no hay interacciones significativas desde el punto de vista clínico entre abacavir y lamivudina. Abacavir y lamivudina no son metabolizados significativamente por enzimas del citocromo P450 (tales como CYP 3A4, CYP 2C9 o CYP 2D6), tampoco inhiben o inducen este sistema enzimático. Por lo tanto, hay una baja probabilidad de interacciones con antirretrovirales inhibidores de la proteasa, no-nucleósidos y otros medicamentos metabolizados por enzimas del citocromo P450. Las interacciones que se relacionan a continuación no deben ser consideradas exhaustivas pero son representativas de las clases de fármacos con los que se debe tener precaución. Interacciones relativas a abacavir: Potentes inductores enzimáticos como rifampicina, fenobarbital y fenitoína pueden disminuir ligeramente las concentraciones plasmáticas de abacavir por su acción sobre las UDP-glucuronil transferasas. El metabolismo de abacavir se ve alterado por la administración concomitante de etanol originándose un incremento de alrededor de un 41% en el ABC de abacavir. Estos hallazgos no se consideran clínicamente significativos. Abacavir carece de efecto sobre el metabolismo de etanol. Los compuestos retinoides se eliminan mediante la alcohol deshidrogenasa. Es posible la interacción con abacavir pero no ha sido estudiada. En un estudio farmacocinético, la administración de 600 mg de abacavir dos veces al día con metadona dio lugar a una reducción del 35% en la Cmáx de abacavir y a un retraso de 1 hora en el valor de Tmáx, permaneciendo el ABC inalterado. Los cambios en la farmacocinética de abacavir no se consideran relevantes desde el punto de vista clínico. En este estudio, abacavir incrementó el clearance sistémico medio de la metadona en un 22%. Por tanto, no se puede excluir la inducción de enzimas metabolizantes. En los pacientes tratados con metadona y abacavir debería controlarse la evidencia de síntomas de abandono que indican una infra-dosificación, ya que ocasionalmente se requiere volver a determinar la dosis de metadona. Interacciones relativas a lamivudina: La probabilidad de interacciones metabólicas con lamivudina es baja, debido al limitado metabolismo y unión a proteínas plasmáticas y al casi total clearance renal. Debe considerarse la posibilidad de interacción con otros medicamentos administrados al mismo tiempo que Kivexa, particularmente cuando la principal vía de eliminación sea la secreción renal activa, en especial mediante el sistema de transporte catiónico, por ejemplo trimetoprima. Otros medicamentos se eliminan sólo en parte por este mecanismo, y no se demostró interacción con lamivudina. Los análogos de nucleósido no se metabolizan por este mecanismo y es improbable que interaccionen con lamivudina. La administración de trimetoprima/sulfametoxazol 160 mg/800 mg da lugar a un aumento en un 40% de la exposición a lamivudina, debido al componente trimetoprima. No obstante, a menos que el paciente tenga una alteración renal, no es necesario ajustar la dosis de lamivudina. La farmacocinética de trimetoprima o sulfametoxazol no se ve afectada. Cuando la administración concomitante con cotrimoxazol esté justificada, los pacientes deberán ser vigilados clínicamente. Debe evitarse la administración conjunta de Kivexa con elevadas dosis de cotrimoxazol para el tratamiento de la neumonía por Pneumocystis carinii (NPC) y la toxoplasmosis. Hasta que se disponga de más información, no se recomienda la administración conjunta de lamivudina con foscarnet o ganciclovir por vía intravenosa. Lamivudina puede inhibir la fosforilación intracelular de zalcitabina cuando ambos medicamentos se utilizan al mismo tiempo. Por lo tanto, no se recomienda la utilización de Kivexa en combinación con zalcitabina. Embarazo y Lactancia: Embarazo: No se recomienda el uso de Kivexa durante el embarazo. No se ha establecido la seguridad de abacavir y lamivudina en mujeres embarazadas. Los estudios realizados en animales con abacavir y lamivudina han demostrado que existe toxicidad reproductiva. Lactancia: Se recomienda que las mujeres infectadas por el VIH no amamanten a sus niños bajo ninguna circunstancia con el fin de evitar la transmisión del VIH. Lamivudina se excreta en leche humana a concentraciones similares a las encontradas en el suero. Es de esperar que abacavir se excrete también en la leche humana, aunque este hecho no ha sido confirmado. Por lo tanto, se recomienda que las madres no amamanten a sus niños mientras están recibiendo tratamiento con Kivexa.

    Efectos adversos - Efectos secundarios Kivexa

    Las reacciones adversas comunicadas para Kivexa fueron consistentes con los perfiles de seguridad conocidos para abacavir y lamivudina cuando se administran como fármacos por separado. Para muchas de ellas no está claro si están relacionados con el principio activo, con la amplia serie de medicamentos utilizados en el control de la infección causada por el VIH, o si son consecuencia de la enfermedad subyacente. Hipersensibilidad al abacavir: En general, en los estudios clínicos conducidos antes de la introducción de la detección del alelo HLA B*5701, aproximadamente el 5% de los individuos que reciben abacavir desarrolló una reacción de hipersensibilidad. En estudios clínicos realizados con abacavir 600 mg una vez al día, la tasa de hipersensibilidad comunicada permaneció dentro del rango establecido para abacavir 300 mg dos veces al día. Alguna de estas reacciones de hipersensibilidad representó un riesgo para la vida y produjo la muerte a pesar de las precauciones tomadas. Esta reacción se caracteriza por la aparición de síntomas indicativos de que varios órganos/sistemas corporales se encuentran implicados. Casi todos los pacientes que desarrollen reacciones de hipersensibilidad presentarán fiebre y/o erupción (normalmente maculopapular o urticariforme) como parte del síndrome, no obstante han tenido lugar reacciones de hipersensibilidad sin erupción o fiebre. Los signos y síntomas de esta reacción de hipersensibilidad a abacavir se resumen a continuación. Se señalan con " " los signos y síntomas comunicados en al menos el 10% de los pacientes con una reacción de hipersensibilidad. Cutáneos: "Erupción" (generalmente maculopapular o urticariforme). Tracto gastrointestinal: "Náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal", úlceras bucales. Tracto respiratorio: Disnea, tos, dolor de garganta, síndrome de distress respiratorio en el adulto, fallo respiratorio. Otros: "Fiebre, letargo, malestar", edema, linfoadenopatía, hipotensión, conjuntivitis, anafilaxia. Neurológicos/Psiquiátricos: "Cefalea", parestesias. Hematológicos: Linfopenia. Hepáticos/Pancreáticos: "Pruebas de función hepática elevadas", hepatitis, fallo hepático. Musculoesqueléticos: "Mialgia", raramente miolisis, artralgia, creatina fosfoquinasa elevada. Urológicos: Creatinina elevada, fracaso renal. Inicialmente se pensaba que algunos pacientes con reacciones de hipersensibilidad presentaban gastroenteritis, enfermedad respiratoria (neumonía, bronquitis, faringitis) o una afección de tipo gripal, llevando a un retraso en el diagnóstico. Por lo tanto, en aquellos pacientes que presenten síntomas de enfermedad respiratoria (neumonía, bronquitis, faringitis) o una afección de tipo gripal, se debe considerar cuidadosamente un diagnóstico de reacción de hipersensibilidad. Generalmente, los síntomas aparecieron en las primeras seis semanas (tiempo medio de aparición de 11 días) de tratamiento con abacavir, aunque estas reacciones pueden ocurrir en cualquier momento durante la terapia. Durante los dos primeros meses se requiere una estrecha supervisión médica, debiendo programarse una consulta con el paciente cada dos semanas. Es probable que el tratamiento intermitente pueda incrementar el riesgo de desarrollar sensibilización y, por lo tanto, de que tengan lugar reacciones de hipersensibilidad clínicamente significativas. En consecuencia, se debe informar a los pacientes de la importancia de tomar Kivexa® de forma regular. El reinicio del tratamiento con abacavir después de una reacción de hipersensibilidad conduce a que, en cuestión de horas, vuelvan a aparecer los síntomas. Esta recurrencia puede ser más grave que en la presentación inicial, y puede incluir hipotensión con riesgo para la vida y desenlace de muerte. Independientemente de su condición HLA B*5701, los pacientes que desarrollen esta reacción de hipersensibilidad deben interrumpir el tratamiento con Kivexa® y nunca deben volver a ser tratados con Kivexa® o con cualquier otro medicamento que contenga abacavir (por ej.: Ziagenavir o Tricivir®). Debe interrumpirse permanentemente el tratamiento con abacavir si no puede descartarse la hipersensibilidad, incluso cuando otros diagnósticos son posibles (enfermedades respiratorias, cuadro pseudogripal, gastroenteritis o reacciones a otros medicamentos). Se han producido reacciones de hipersensibilidad de inicio rápido incluyendo reacciones que ponen en peligro la vida del paciente después de reiniciar el tratamiento con abacavir en pacientes que habían tenido sólo uno de los síntomas principales de hipersensibilidad (erupción cutánea, fiebre, síntomas gastrointestinales, respiratorios o generales tales como letargo y malestar) antes de interrumpir el tratamiento con abacavir. El síntoma aislado de una reacción de hipersensibilidad más frecuente fue una erupción cutánea. Además, en muy raras ocasiones se han notificado reacciones de hipersensibilidad en pacientes que habían reiniciado el tratamiento y no habían tenido previamente ningún síntoma de una reacción de hipersensibilidad. En ambos casos, si se decide reiniciar el tratamiento con abacavir esto debe realizarse en un medio en el que la asistencia médica esté fácilmente disponible. Se debe advertir a cada paciente sobre esta reacción de hipersensibilidad a abacavir. Muchas de las reacciones enumeradas a continuación se producen frecuentemente (náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, letargo, erupción) en pacientes con hipersensibilidad a abacavir. Por lo tanto, en los pacientes con cualquiera de estos síntomas debe evaluarse cuidadosamente la aparición de esta reacción de hipersensibilidad. Si se ha interrumpido el tratamiento con Kivexa® en los pacientes por haber experimentado cualquiera de estos síntomas y se decide reiniciar el tratamiento con un medicamento que contenga abacavir, esto debe realizarse teniendo en cuenta que la asistencia médica esté fácilmente disponible. Muy raramente se han comunicado casos de eritema multiforme, Síndrome de Stevens-Johnson y necrólisis epidérmica tóxica en los que no se puede descartar hipersensibilidad a abacavir. En estos casos debe interrumpirse permanentemente el tratamiento con medicamentos que contengan abacavir. A continuación se presentan las reacciones adversas consideradas al menos posiblemente relacionadas con abacavir o lamivudina, clasificadas por sistema corporal, órgano y frecuencia absoluta. Las frecuencias se definen como muy frecuentes ( > 1/10), frecuentes ( > 1/100, 1/1.000, 1/10.000, Con el uso de análogos de nucleósidos se han comunicado casos de acidosis láctica, a veces mortales, normalmente asociada a hepatomegalia grave y esteatosis hepática. La terapia antirretroviral combinada se ha asociado con una redistribución de la grasa corporal (lipodistrofia) en pacientes VIH, que incluye pérdida de grasa subcutánea periférica y facial, aumento de la grasa intra-abdominal y visceral, hipertrofia de las mamas y acumulación de la grasa dorsocervical (joroba de búfalo). La terapia antirretroviral combinada se ha asociado con anomalías metabólicas tales como hipertrigliceridemia, hipercolesterolemia, resistencia a la insulina, hiperglucemia e hiperlactacidemia. Al inicio de la terapia antirretroviral combinada, en los pacientes infectados por VIH con deficiencia inmune grave, puede aparecer una respuesta inflamatoria frente a infecciones oportunistas latentes o asintomáticas.

    Presentaciones Kivexa

    Kivexa Blísteres conteniendo 30 comprimidos.

    ¿Tenés preguntas sobre Kivexa?

    • Preguntá gratuitamente a miles de especialistas registrados en Doctoralia.
    • Los especialistas recibirán tu pregunta y la contestarán.

    Tu pregunta se publicará de forma anónima.

    • Tu pregunta se publicará de forma anónima.
    • Hacé una pregunta concreta, mantenéte enfocado a una sola pregunta médica.
    • Sé breve y conciso.
    • Este servicio no sustituye una consulta con un profesional. Si tenés algún problema o urgencia, recomendamos ir a un médico o a urgencias.
    • No se permitirá obtener segundas opiniones o consultas sobre un caso concreto.

    Especialistas relacionados: Alergistas, Nutricionistas, Infectólogos, Psiquiatras