Mal de Alzheimer - Información, especialistas, preguntas frecuentes.

Todo acerca de Mal de Alzheimer

Información sobre Mal de Alzheimer

¿Qué es?

La enfermedad de Alzheimer es un trastorno cerebral que afecta de forma grave la habilidad de una persona para llevar a cabo sus actividades diarias y es el tipo más frecuente de demencia entre las personas mayores. Afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Aunque los científicos aprenden más todos los días sobre esta enfermedad, aún se desconoce cual es la causa y no se ha descubierto un tratamiento para curarla. Esta enfermedad se inicia, por lo general, alrededor de los 60 años y el riesgo de contraerla aumenta con la edad. Aunque las personas más jóvenes también pueden desarrollarla, es mucho menos común entre ellas. Cerca de un 5 por ciento de hombres y mujeres entre los 65 y los 74 años de edad tienen Alzheimer, y casi la mitad de aquellos que tienen 85 años de edad en adelante pueden tener la enfermedad. Sin embargo, es importante advertir que la enfermedad de Alzheimer no es parte del proceso natural de envejecimiento. El nombre de esta enfermedad se atribuye al médico alemán, Alois Alzheimer, quien en 1906 notó cambios en el tejido cerebral de una mujer que había muerto de una rara enfermedad mental. Alzheimer encontró depósitos anormales (ahora llamados "placas de amiloide") y una acumulación de estructuras fibrilares entrelazadas (conocidas en la actualidad como "ovillos neurofibrilares"). Hoy en día, la presencia de estas placas y ovillos en el cerebro se considera el sello característico de la enfermedad de Alzheimer. Los científicos también han descubierto otros cambios en el cerebro de las personas que tienen esta enfermedad. Estos cambios tienen que ver con la destrucción de células nerviosas en áreas del cerebro que son vitales para la memoria y otras facultades mentales, lo cual causa la interrupción de las conexiones entre las células nerviosas. También se presentan niveles más bajos de algunas de las sustancias químicas del cerebro que se encargan de la transmisión de mensajes entre las células nerviosas. La enfermedad de Alzheimer puede alterar los procesos del pensamiento y la memoria al interrumpir la transmisión de estos mensajes.

Causas de Alzheimer

Los científicos aún no entienden del todo lo qué causa la enfermedad de Alzheimer. Es probable que no haya una sola causa, sino varios factores que afectan a cada persona de forma diferente. La edad es el factor de riesgo más conocido. El número de personas que sufren de esta enfermedad se duplica cada 5 años entre las personas mayores de 65 años de edad. Los antecedentes familiares son otro factor de riesgo. Los científicos creen que la genética puede jugar un papel importante en muchos de los casos de Alzheimer. Por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer familiar de aparición temprana, una rara forma de la enfermedad que generalmente se manifiesta entre los 30 y 60 años de edad, es de carácter hereditario. El tipo más frecuente de Alzheimer es el de la aparición tardía. Se presenta más adelante en la vida y en la mayoría de familias no se observa un patrón hereditario obvio. Sin embargo, varios factores de riesgo genético pueden interactuar el uno con el otro y con factores no genéticos para causar la enfermedad. El único factor de riesgo genético identificado hasta ahora para la enfermedad de Alzheimer de aparición tardía es un gen que produce una forma de proteína llamada apolipoproteína E (ApoE). Todas las personas tienen ApoE, la cual ayuda a transportar el colesterol en la sangre. Solamente cerca de un 15 por ciento de personas tienen la forma de esta proteína que aumenta el riesgo de contraer la enfermedad. Es probable que haya otros genes que también puedan aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad o de proteger a las personas contra la misma, pero todavía no han sido descubiertos. Los científicos aún tienen mucho que aprender sobre las causas de esta enfermedad. Además de la genética y de la ApoE, los científicos se encuentran investigando el papel que podrían desempeñar la educación, la alimentación y el ambiente en el desarrollo de la misma. Los científicos están encontrando cada vez más indicios de que algunos de los factores de riesgo de las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares, como la hipertensión arterial, el colesterol, alto entre otros, pueden también aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer. También hay mayores indicios de que las actividades físicas, mentales y sociales pueden ser factores de protección contra la enfermedad.

Los síntomas de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer se inicia en forma lenta. Al principio, el único síntoma pueden ser olvidos leves, los cuales pueden confundirse con cambios en la memoria asociados con la edad. La mayoría de las personas que sufren de olvidos leves no tienen Alzheimer. En la fase inicial de la enfermedad, las personas pueden tener dificultades para acordarse de eventos y actividades recientes o de los nombres de personas o cosas conocidas. Es posible que no puedan resolver problemas matemáticos sencillos. Este tipo de dificultades pueden representar una molestia, pero no son lo suficientemente graves como para causar preocupación. Sin embargo, a medida que avanza la enfermedad, los síntomas se notan con mayor facilidad y se agravan de forma tal que hacen que las personas con Alzheimer y sus familiares busquen ayuda médica. Los olvidos o fallas de la memoria empiezan a interferir con las actividades diarias. A las personas en la fase intermedia de la enfermedad, se les puede olvidar cómo hacer tareas sencillas, como cepillarse los dientes o peinarse; ya no pueden pensar con claridad; fallan en su intento de reconocer personas y lugares conocidos; y empiezan a tener problemas para hablar, entender, leer o escribir. Más adelante, pueden volverse inquietas o agresivas, o deambular fuera de sus casas. Al final, los pacientes necesitan de un cuidado permanente.

¿Cómo se diagnostica?

Un diagnóstico temprano y exacto de la enfermedad de Alzheimer ayuda a los pacientes y a sus familias a planear para el futuro. Asimismo, les da tiempo para considerar las opciones de atención mientras el paciente está en capacidad de participar en la toma de decisiones. El diagnóstico temprano también ofrece la mejor oportunidad para tratar los síntomas de la enfermedad. Hoy en día, la única forma definitiva de diagnóstico es determinar si hay placas y ovillos o acumulaciones en el tejido cerebral. Sin embargo, para observar el tejido cerebral los médicos deben esperar generalmente a que se haga una autopsia, el cual es un examen del cuerpo que se realiza después de que muere la persona. Por esta razón, los médicos sólo pueden hacer un diagnóstico "posible" o "probable" de la enfermedad mientras la persona está viva. En centros especializados, los médicos pueden diagnosticar acertadamente la enfermedad hasta en un 90 por ciento de las veces. Los médicos utilizan varios instrumentos para hacer un diagnóstico probable de la enfermedad de Alzheimer. Entre estos se encuentran: - preguntas sobre la salud general de la persona, problemas médicos previos y su capacidad para llevar a cabo las actividades diarias, - pruebas de memoria, resolución de problemas, atención, conteo y lenguaje, - exámenes médicos, como pruebas de sangre, orina o líquido cefalorraquídeo, y gammagrafías cerebrales. Algunas veces, estas pruebas pueden ayudarle al médico a encontrar otras causas posibles de los síntomas que tiene la persona. Por ejemplo, situaciones como problemas de la tiroides, reacciones a los medicamentos, depresión, tumores cerebrales y enfermedades de los vasos sanguíneos pueden causar síntomas parecidos a la enfermedad de Alzheimer. Algunas de estas otras afecciones médicas pueden tratarse en forma satisfactoria.

Tratamiento de Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad de progresión lenta, que se inicia con problemas leves de la memoria y termina con daño cerebral grave. La evolución de la enfermedad y la rapidez con que ocurren los cambios varían de persona a persona. En promedio, los pacientes con Alzheimer viven entre 8 y 10 años después de haber sido diagnosticados, aunque algunas personas pueden vivir hasta 20 años con la enfermedad. Ningún tratamiento puede detener la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, para algunas personas en las fases iniciales e intermedias, los medicamentos pueden ayudar a prevenir el empeoramiento de algunos síntomas durante un período limitado de tiempo. Asimismo, algunas medicinas pueden ayudar a controlar los síntomas del comportamiento causados por la enfermedad de Alzheimer como el insomnio, la agitación, la deambulación, la ansiedad y la depresión. El tratamiento de estos síntomas contribuye con frecuencia a que los pacientes se sientan más cómodos y facilita su cuidado por parte de las personas que los atienden.

¿Tenés más dudas sobre Mal de Alzheimer? Pregunta a nuestros expertos.

¿Tenés preguntas sobre Mal de Alzheimer?

Nuestros especialistas han respondido 30 preguntas sobre Mal de Alzheimer.

Pregunta a miles de expertos de forma anónima y gratuita

  • Tu pregunta se publicará de forma anónima.
  • Hacé una pregunta concreta, mantenéte enfocado a una sola pregunta médica.
  • Sé breve y conciso.
  • Este servicio no sustituye una consulta con un profesional. Si tenés algún problema o urgencia, recomendamos ir a un médico o a urgencias.
  • No se permitirá obtener segundas opiniones o consultas sobre un caso concreto.

Éstas son las más populares:

Buenos días. El Alzheimer y otros tipos de demencia aparecen en general con síntomas ligados a la pérdida de memoria a corto plazo (sucesos recientes), cambios de humor, de conducta. Como estos síntomas pueden ser comunes a otras enfermedades, para poder hacer un correcto diagnóstico deberías visitar un neurólogo. Este profesional realizará evaluaciones cognitivas y de conducta, además de imágenes cerebrales de ser necesario Espero haber sido de utilidad. Saludos

  • Gracias 8
  • 11 especialistas están de acuerdo
  • 2
  • 21
  • 9
Lic. Sabrina Borgogno

Psicóloga

San Nicolás de los Arroyos

Todavia no hay una forma concreta para prevenir , el Alzheimer, pero se conocen algunas cosas como: -dieta sana -ejercicio -relaciones sociales -esparcimiento ( lectura, teatro) -mantenerse activo fisica y mentalmente -acotar el estres -fundamentalmente vivir intensamente el presente

  • Gracias 3
  • 7 especialistas están de acuerdo
  • 72
  • 54
  • 39
Lic. Mabel Miraglia Profesional Premium: Tiene un perfil más completo.

Psicóloga

Capital Federal

Sacar turno

Bueno, la qietiapina es de primera línea para sedarlo, pero no es específica para el Alzheimer, no leí que estuviera medicado con donepecilo por ejemplo, que si es específico para Alzheimer. Combinado con memantina. El halopidol tiene muchos efectos secundarios y las benzodiazepinas suelen dar efectos paradojal, osea contrarios, yo usaría antes que halopidol risperidona u olanzapina para bajar su nivel de agresividad, junto con el donepecilo y la memantina.. Creo que su padre necesito una segunda opinión con OTRO especialista en psiquiatría. Saludos.

  • 34
  • 6
  • 25
Dra. Claudia Maricel Kabut Profesional Premium: Tiene un perfil más completo.

Psiquiatra

Oberá

Sacar turno

Hola! Es dable destacar que si fue indicado previamente el tratamiento medicamentoso pueda seguirse con rigorosidad y administrada la misma por otra persona acompañado de rehabilitacion cognitiva o talleres. Muchos exitos!

  • 89
  • 61
  • 19
Lic. Maria Soledad Mondino

Psicóloga

Rosario

Ver las 30 preguntas sobre Mal de Alzheimer